El espíritu empresarial necesario

Atualizado: 3 de Out de 2018


El que acompaña mis artículos, sabe que una de las banderas que defiendo es la que todo profesional de salud debería entender que el consultorio es una empresa (no tengo ningún resquicio de duda sobre eso) y, por lo tanto, debe ser encarado y dirigido como tal, que no tenga CNPJ, es decir, que no esté oficialmente registrado como empresa.


El profesional de la salud entra en la facultad alimentando los más variados sueños sobre el ejercicio de su actividad, algunos nobles y verdaderos, pero con otros de pura ilusión. En general, estos sueños se traducen en grandes logros, lograr el reconocimiento de la comunidad científica y laica, o obtener buenos resultados financieros.



Desafortunadamente, muchos de ellos se frustran al ver lo que sucede de hecho con el ejercicio de la profesión y el mercado de trabajo. ¿Por qué ocurre esto?



Son varios los motivos, pero sin duda alguna, el principal de ellos es la falta de entendimiento que tienen sobre esta realidad: montar un consultorio es emprender un negocio.



Emprender es creer en el potencial de buenos resultados de un determinado negocio. Es osar y arriesgar invertir en alguna actividad en la que se ven posibilidades de éxito.



Una de las características propias del sector salud es que médicos, dentistas, psicólogos y otros profesionales del área son naturalmente emprendedores, pues ya se forman con la idea de montar un consultorio. Sin embargo, pocos se dan cuenta de ello y logran lidiar bien con la cuestión. Los demás, se quejan del ?? sistema ?? y siempre encuentran algo o alguien para llamar de villano. No ven que hay problemas con su propia actitud (o falta de ella) pero creen que el mundo está en contra de ellos. Pobrecitos ...


Un profesional acertado es el que sabe emprender. Entonces, quiero presentar algunas características y comportamientos necesarios para un buen emprendedor: 1. Busque oportunidades en su segmento de actuación. Busque percibir lo que aún no hay nadie haciendo y donde pueda ser pionero;



2. Sea creativo. Esto puede ser en cuanto a alguna técnica, enfoque, instalaciones, atención al cliente, equipos, etc. Inove, haga diferente y mejor (desde el punto de vista de sus clientes y no necesariamente el suyo);



3. Persevere. No desista en las primeras barreras y sepa que un emprendimiento puede tardar algunos años para solidificarse. Un consultorio normalmente tarda de 2 a 3 años para estar financieramente equilibrado. Pero cuidado, no transforme la perseverancia en terquedad.



4. Esté listo para correr algunos riesgos, pues esto forma parte del arte de emprender. Sólo quien arriesga puede ganar algo más. El que invierte en libreta de ahorros prácticamente no corre riesgos, pero jamás tendrá, a largo plazo, ganancias comparables a quienes invierte en acciones y otras opciones más arriesgadas. Los riesgos forman parte de cualquier actividad, y hay que aprender a administrarlos. Quien no está dispuesto a correr riesgos no puede ser emprendedor. Si no puede ser emprendedor, vaya a trabajar para uno;



5. Sea obstinado y exigente en cuanto a la calidad técnica de sus servicios (resolución clínica) y en cuanto a la eficiencia administrativa de su empresa (consultorio);



6. Involucrarse. Se compromete con sus sueños y su diseño;



7. Busque toda la información posible sobre su mercado de actuación. La información es uno de los más importantes patrimonios que usted puede tener;



8. Establezca metas, límites y objetivos para su empresa. Hazlos conocidos a tu equipo;



9. Planifique siempre y monitoree sistemáticamente su empresa o negocio;



10. Haga una amplia red de relaciones, alianzas y alianzas estratégicas. Nadie va a ninguna parte solo;



11. A través de su experiencia e información, desarrolle una actuación de forma independiente y confiada (imparcial y equilibrada);



12. Aprenda a comunicarse muy bien. Desarrolle sus habilidades de comunicación, persuasión y liderazgo, pues son características esenciales para un emprendedor exitoso. Liderar es saber conducir los esfuerzos de las personas bajo su coordinación hacia un objetivo, manteniendo la motivación de su equipo;



13. Sea organizado. Es necesario saber integrar los mejores recursos de forma armoniosa. Es necesario utilizar bien el tiempo y todas las herramientas que estén a su disposición;



14. Tenga actitud de ganador. Ser positivo, bien humorado, optimista y entusiasta. Cree en su potencial y en su proyecto. Si usted no cree, cómo va a convencer a la gente a seguirlo y ayudarle a conquistar sus sueños ?;



15. Usted se equivocará. Esté preparado para asumir sus errores y dar la vuelta por encima, siempre aprendiendo de lo que fracasó.



16. esté dispuesto a crecer. Por increíble que parezca, muchos no prosperan porque temen ser grandes. ¿Qué van a hacer con el éxito? Si inconscientemente usted no quiere crecer y alimentar miedos a este respecto, usted siempre permanecer pequeño.



17. Trabaje en equipo. Cuando tenga éxito divida los rubios con todos los que le ayudaron en el proceso, del más simple al más graduado. Si tiene fracasos ocasionales, asuma los errores como los suyos;



18. Cerciórese de personas tan buenas o mejores que usted. Esto le ayudará a crecer cada vez más;



19. Lucha por tus sueños y por lo que crees. Contagie a todos con esta visión de futuro, compartiéndola;



20. Diviértete con lo que hace. Corta su trabajo y emprendimiento. Ame a sus pacientes. Até a próxima.

#empreendedorismo #empresa #gestãopessoal #odontologia #negócios

0 visualização
bandeira-da-espanha-2000px.png
2000px-Flag_of_Brazil.svg.png

Rua Urano, 195 - Aclimação

São Paulo-SP

+55 (11) 3151-3700 | 3129-8919

+55 (11) 95551-3463 - WhatsApp

Copyright by ® GRUPO TOMAZ

2018