Crisis? ¿Qué crisis?

Atualizado: 3 de Out de 2018


En las últimas semanas no hay un día siquiera sin que los periódicos traigan en la primera página una alerta sobre la crisis que vendría, que llegó, que va a empeorar ... En la televisión, revistas semanales y en las radios el enfoque es prácticamente la misma.

Los profetas diarios de nuestra economía anuncian que el caos está instalado y llaman a todos que simplemente dejen de comprar, en nombre de la prudencia y la cautela. Comprar a la prestación es algo a ser prohibido, predican en alta voz. ¿No fue exactamente lo que oyó o leyó en los últimos días?

 

Pensando en eso, quiero aquí hacer algunas consideraciones para que usted pueda llegar a sus propias conclusiones. Para ello, voy a usar algo que aprendí con un gran profesional del área: "La economía vive más de expectativas que de hechos".

 

Por ejemplo, si rondando por ahí un fuerte rumor de que un banco (en realidad muy sólido) está a punto de romperse, gran parte de (por no decir todos) sus correntistas ir desesperadamente al cuadro intentar sacar todo el dinero allí depositado. Resultado? El banco, aunque muy sólido, de hecho se romper y la "profecía" se concretará. Desafortunadamente ya existen muchos casos así en el mundo. Otro ejemplo: si todo el mundo sale diciendo que va a faltar arroz, una multitud de personas irá inmediatamente a los supermercados a hacer existencias del producto. Basta una expectativa o rumor para que el mercado comience a actuar de modo diferente del original y, muchas veces, lo hace de modo exacerbado y casi irracional. Este es, brevemente, el principio que viene orientando esta crisis que comenzó allí en las tierras del Tío Sam y se extendió por todo el globo.

 

Por aquí, al principio de la crisis, lo mejor que hacía era la casi negación del problema y usar todos los artificios posibles para que la economía no parara, pero permaneciese calentada al máximo. Sin embargo, lo que vimos fue una avalancha de expertos diciendo que la crisis es y será horrenda, y recomendando para que todos dejen de comprar. Exactamente lo opuesto de lo que podría sostener y evitar lo peor, sino cómo impedir el reflejo de la falta de dinero circulante y disponible?

 

Como nadie quiere ser el único a "sobrar de bobo", se instala lo que llamamos en economía de "efecto manada", o sea, donde va uno, van todos. Y las bolsas van todas en la misma dirección ...

 

Las clases A y B ya han sentido el problema a través de una disminución radical en la disponibilidad de crédito, que a su vez generará menor producción en las empresas y fábricas, etc., y, consecuentemente, desempleo , reduciendo el dinero circulante y repitiendo el ciclo indefinidamente, en una espiral descendente. El ciclo sólo se rompe cuando se reajusta la disponibilidad de crédito o si la gente continúa comprando a pesar del miedo, recalentando la economía. Pero ¿cómo rehacer si todos realimentan la expectativa negativa de la crisis y de sus efectos?

 

Usted recuerda que hasta muy poco tiempo, era común ver ofertas de automóviles que se venden a 80 prestaciones sin entrada? Eso desapareció. Esto es, en la práctica, la falta de crédito.

 

Entonces es eso mismo ... la crisis está ahí y aquí quedará hasta que la expectativa de terror sea sustituida por la expectativa del éxito. Bueno, así que, ¿qué podemos hacer? Recomiendo algunas cosas:

1. Ofrezca crédito a sus clientes, es decir, la posibilidad de que puedan pagar sus tratamientos en mayores prestaciones, aunque esto aumente un poco su riesgo de morosidad. Esto requiere un buen cuadro. Si tiene esta disponibilidad, he aquí una sugerencia;

 

 2. Cree promociones y paquetes de servicios que sean más simples y / o más amplios. Ambas situaciones pueden ser útiles. Por ejemplo, añada un blanqueamiento para quien cierre el tratamiento completo ahora (estrategia de "mayor alcance"); o bien ofrezca la posibilidad de hacer el tratamiento elemento por elemento (estrategia de "mayor simplificación"). Otro ejemplo: premiar a su equipo si consigue traer de vuelta al menos a 20 personas de su archivo muerto, ni que sea para una profilaxis o revisión;

 

3. Haga asociaciones y alianzas estratégicas con profesionales o empresas que complementen su trabajo. Ejemplo: un cirujano plástico podrá añadir facetas laminadas de porcelana en su paquete de servicios, que usted ejecutará en condiciones especiales negociadas directamente con este profesional;

 

4. Reforzar su posicionamiento mercadológico, creando un nombre / marca fuerte en su región. Nombres fuertes son más sólidos y resisten más a rumores pues, en la crisis, las personas evitan probar nuevos "proveedores";

 

 5. Tenga una "propuesta única de venta", es decir, ofrezca algo diferente y que sólo usted haga de esa forma. Ejemplo: si usted es el único que tiene agenda abierta entre 22 horas y 1hora de la mañana, esto puede ayudar;

 

 6. Procure comprar mejor los productos y vender mejor sus servicios. Sea también más productivo. Esto aumentará su margen de beneficio por servicio realizado;

 

 7. Cree una campaña para que los impagos paguen lo que deben, ofreciendo, por ejemplo, un descuento para el pago a la vista o un reparto.

 

 Utilice estas herramientas / sugerencias en todo o en parte. Combínalos como encontrar mejor.

 

 En la CRISIS, CRIE.


#crise #crie #oportunidade #gestão #nego #negócios

1 visualização
bandeira-da-espanha-2000px.png
2000px-Flag_of_Brazil.svg.png

Rua Urano, 195 - Aclimação

São Paulo-SP

+55 (11) 3151-3700 | 3129-8919

+55 (11) 95551-3463 - WhatsApp

Copyright by ® GRUPO TOMAZ

2018