El año que viene ... todo va a ser diferente!

Atualizado: 2 de Out de 2018


¿Ha notado que al acercarse al final del año un cierto espíritu motivador parece invadir nuestras mentes? Es hora de planificar la dieta que finalmente hará el año que viene, pensar en el libro que se quedó de leer este año pero no dio tiempo, en el curso que tanto anhelaba hacer, en los amigos que garantiza que revisará el próximo año, la fortuna que que hará, el viaje y ...

Con el estallar de los fuegos artificiales y todo el champagne que acompaña estas fechas, la motivación aumenta y un cierto coraje parece que te hace una "promesa de nueva persona", aunque al día siguiente todo parezca un poco más igual de lo que me gustaría .



Si las cosas son así, entonces ¿qué tal aprovechar ese entusiasmo casi que instintivo y programar su actividad profesional para el próximo año?



Puedo incluso verte descabellando con las interminables cuentas que esta época trae, 13º salario de funcionarios y otras cosas personales, como compras de navidad, por ejemplo. Mes de enero? ¡Tiene impuestos para chuchu y receta que es bueno, casi nada!



Aquí hay algunas sugerencias: 1- Deje inmediatamente de mezclar sus cuentas personales con las del consultorio. Esta confusión suele dar muchos problemas y dificulta la visualización de los resultados;



2- Hacer provisiones. ¡Sea fanático por eso, casi un adicto! Todos los meses, separe en una cuenta (ahorros por ejemplo) 1/12 del salario de sus empleados, incluyendo cargos y 13 salario. Separe también 1/11 de un salario que usted dará a usted mismo (pro labore) para poder salir de vacaciones sin quedarse desesperado;



3 - En las provisiones, ¿qué tal separar mensualmente 1/12 de la anualidad del Consejo Regional, de los seguros que ha contratado, IPTU y otros impuestos, tasas anuales, etc? Se queda mucho más ligero;



4- Reserve un porcentaje (sugiero algo en torno al 5%) de sus ingresos brutos para usar en reinversiones futuras, es decir, en la sustitución de equipo, actualizaciones, adquisición de tecnología, etc;



5- Actualizarse. Según las encuestas que hemos hecho en TOMAZ, la desacatalización técnica es apuntada por el 70,35% de las personas de clases socioeconómicas A y B como motivo suficiente para cambiar de profesional. Para las clases C y D, ese porcentaje es un poco menor, el 44,87% pero todavía muy significativo. Además, el 65,37% de ambos grupos dicen que tienen en cuenta la tecnología en la elección de su profesional de la salud, principalmente dentistas;



6- No basta con ser técnicamente bueno, tiene que ser administrativamente bueno, también. Haga cursos de gestión de consultorios, marketing, liderazgo, planificación, ventas, etc. Usted se sorprenderá de cómo le hará ver su consultorio por otro prisma;



7- Ponga a usted mismo un objetivo a largo plazo. ¿Qué quiere conquistar profesionalmente en los próximos años? Defina esto de modo claro y planifique cómo hará para alcanzar estos objetivos;



8- No tenga miedo de atreverse. Sea diferente, mejor, primero y único.



Hay un versículo bíblico que está en el libro de Proverbios (Prov 14:23), del que me gusta mucho, que dice: "En todo trabajo hay provecho, pero meras palabras sólo conducen a la pobreza". Piense en ello y comience a actuar inmediatamente.

Éxito!


4 visualizações
bandeira-da-espanha-2000px.png
2000px-Flag_of_Brazil.svg.png

Rua Urano, 195 - Aclimação

São Paulo-SP

+55 (11) 3151-3700 | 3129-8919

+55 (11) 95551-3463 - WhatsApp

Copyright by ® GRUPO TOMAZ

2018